Cómo y por qué mantener motivados a tus empleados

Muchos directivos sólo buscan que sus cifras de productividad y beneficios suban progresivamente sin prestar demasiada importancia a lo que realmente hace que estas cifras aumenten: una buena gestión de los recursos humanos de su empresa.

Esta gestión es una de las partes más importante dentro de una empresa. Cuando conseguimos mantener en nuestro equipo a las personas más eficientes, no solo beneficiamos al departamento de recursos humanos sino a toda la compañía. Hay compañías que pierden a sus empleados porque no les prestan la suficiente atención o no saben reconocer su esfuerzo y talento. Y esta situación no solo provoca que el empleado abandone su puesto, sino que la empresa también pierda a una persona con experiencia y con todos los conocimientos necesarios para ese puesto de trabajo que queda vacante y para el que habrá que volver a formar a una nueva persona.

Para evitarlo, el mayor consejo consiste en dedicar tiempo a tus trabajadores, reconocer sus logros, generar confianza entre ellos y dotarles de la motivación necesaria para que aspiren a más en la empresa. En estos cinco pasos os damos las claves necesarias para poner en práctica una buena gestión de tu equipo de trabajo.

  1. Empezar con bien pie. Debes conseguir que tus nuevos empleados se sientan a gusto e identificados en su puesto de trabajo, que tengan una información lo más amplia posible de sus funciones y responsabilidades. Además es muy importante que haya un buen ambiente entre compañeros y, sobre todo, entre trabajadores y directivos, ya que de ello depende el buen o mal ambiente que haya en la empresa. En ocasiones, son los encargados los que crean conflictos, y no debemos olvidar que en algunos casos es mejor prescindir de un mal encargado que de un buen trabajador.
  2. Compartir información sobre la empresa. Una de las técnicas más simples y probablemente de las que mejor resultado dan es compartir información de la empresa con los trabajadores. Para conseguir que se sientan parte de la organización y demostrarles que su opinión también cuenta, es necesario mantenerles al día sobre los planes de trabajo, las estrategias que se van a seguir o los proyectos de futuro que tiene la empresa.
  3. Un reto, un éxito. Haz que tus trabajadores se pongan retos en el trabajo, o pónselos tú. Si se marcan retos alcanzables, sin que lleguen a frustrarse, tendrán más expectativas y ganas de superarse en su trayectoria dentro de la empresa.
  4. Flexibilidad. Ser flexibles con sus peticiones es otro punto clave. Como jefe siempre se tiene margen para poder acceder a nuevos acuerdos laborales con los que contentar a nuestros trabajadores de maneras muy simples como, por ejemplo, conciliando su vida laboral y familiar.
  5. Gestión hacia la retención del talento. Debes prestar atención a la forma con la que te diriges a tus empleados, crea una gestión que te lleve a la retención y no a la pérdida de talento. No hay que crear miedo entre los trabajadores para que se sientan amenazados con el despido, sino confianza y tranquilidad. Si se hace bien, su respuesta no será otra que compromiso hacia la empresa.

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*